viernes, 1 de noviembre de 2013

¡Bla!

Palabras. La casa estaba llena de ellas. Flotaban despreocupadas adueñándose del silencio. Se pronunciaban a todas horas, de todos los tipos. Unas eran vacuas y ligeras; otras, las menos, dulces y agradables; las más, insolentes y chillonas. Éstas últimas dominaban descaradas los diálogos del ambiente, parapetadas entre férreos signos de exclamación que les daban cobijo.

Así, los parloteos se hacían cargantes, y las disputas eternas. El más inocente intercambio silábico se tornaba en gritonas mayúsculas que invadían la charla.

Fue así como, con el paso de los años, y sin que nadie se diera cuenta, las palabras indelebles se adueñaron del espacio. Lo que comenzó siendo un pequeño detalle sin resolver se transformó en un problema ingente sin solución. Los vocablos estridentes se amontonaban conquistando el lugar.

La irrupción de expresiones chillonas provocó que los que allí habitaban dejaran primero de verse, luego de oírse y finalmente de escucharse. Hasta que, poco a poco, a pesar de hablar a diario, la comunicación se perdió entre líneas.

Un día, sin más, no pudieron entrar. La casa estaba tan abarrotada de fervientes razonamientos, juicios inamovibles y tiras y afloja que no cabía nada más. Sin palabras, desolados, desistieron, dieron media vuelta y se marcharon en el más absoluto de los silencios.

16 comentarios:

  1. ¿Nos conocemos? Es que acaso has estado en mi casa jejejeje es broma pero seria una buena forma de describir la casa de mi madre. Ella no para de contarme cosas como las historias del corazón que ve en la televisión a veces nos ponemos a gritar tan fuerte. Que solo encuentro la paz y el silencio cuando salgo de casa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Javier, hoy en día hay demasiadas palabras en demasiados sitios ;)
      Un abrazo y gracias por pasarte!!

      Eliminar
    2. Quizas es porque vivo sólo, que me encanta estar en mi casa.
      Demasiadas palabras, y demasiados silencios. En el equilibrio esta la elección.
      Que gran fusión. Hikari y Andrea, no sabia que el bueno de Hikari te sguiera, todo un ser de luz.

      Eliminar
  2. Me ha gustado el desorden en este ordenado texto.
    Si me permites, seguiré pasando por aquí. A disfrutar.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, encantada de recibirte! :) Saludos!

      Eliminar
  3. Com sempre a mi em deixes sense paraules.

    ResponderEliminar
  4. Andrea, no sería mejor que dejaran de verse, de escucharse y de oírse, en este orden? Porque se supone que primero dejas de prestar atención (escuchar), y ya al final, ni siquiera oyes ya... aunque depende de la intención del texto, pero a primeras me da esa sensación.

    Todo sea por aportar :P

    ResponderEliminar
  5. Hola Andrea,

    Cuantas palabras, que una vez dichas no pueden ser retiradas. Aunque tambien podrían haber encargado a los saneadores de plagas y palabras mal dichasuna limpieza bien a fondo de la casa.

    Este relato es muy Andrea, me recuerda a los del principio, cuando jugabas tanto con las "palabras", pero nunca tanto como en este relato, donde las palabras no solo juegas, sino que realizan sus propias disputas, creando su propio mundo salvaje.

    Me ha encantado, como casi todo lo que escribes.

    Un abrazo Fabricadora de historias.

    *Perdón si he tardado en pasar por aquí, pero desde el salón del manga (al que fui) he ido falto demucho tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola UTLA!!

      Como siempre, todo un placer que te pases por aquí, sobre todo con estos comentarios que me dejas xD Me alegro mucho de que te haya gustado el relato (me gusta la calificación de "muy Andrea" xDDD)

      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Y cuando salta la alerta de "Andrea" no escribe, viene el bueno de UTLA ha recordar, que las cosas buenas no deberian dejar de hacerse.
      Espero que lo exámenes y la vida en general marchen bien (yo he tenido mis dos semanicas de desconexión, por ciertos problemas en casa, pero espero volver poco a poco).
      Un abrazo Andres (continuem, continuem...)

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho. Una casa estilo Cortazar, tomada por las palabras, que deja paso al silencio, a la nada y es lógico que al final quede la ausencia. La casa se debió quedar en un silencio tenso.
    Encantado de volver a pasar por tu blog. Borgo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, que tengas un lindo fin de semana navideño, un placer descubrir tu bello blog, feliz Viernes, te invito de manera cordial a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un poema mío titulado “El guerrero Pegaso”, espero que te agrade, puse mucho de mí para escribirlo, saludos cordiales y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  8. Y hace 3 meses... ¡¡ Que lastima. !!
    Lo que mas me entristece es pensar los buenos relatos de tan gran escritora que el mundo se pierde en estos tres meses.
    Aunque si estas bien es lo único que importa.
    no nos dejes tanto tiempo.
    Un abrazo fabricadora de historias.

    ResponderEliminar
  9. Sólo espero que fuera por desgana. ;-( Una lástima perder a una de mis impulsoras.
    Un abrazo muy grande fabricadora de historias.

    ResponderEliminar