martes, 13 de agosto de 2013

Reflexiones de una mujer invisible

Tenía esa habilidad. La de hacerse invisible. Aunque ella no la habría llamado habilidad. Más bien desventaja, lastre, desgracia. Porque ella no quería ser invisible, quería ser normal.

Había que admitir además, que no controlaba su don. Desaparecía cuando menos lo esperaba y se tornaba obvia cuando quería huir. Al menos así lo percibía ella desde su inseguridad de contornos inestables.

Cuando intentaba integrarse entre un grupo de gente, poco a poco sus formas se descolorían hasta desdibujarse por completo, presenciando conversaciones enteras sin que nadie recordara que alguna vez hubo alguien allí. Sus músculos se contraían haciéndola más y más pequeña hasta que, humillada, abandonaba su empeño por encajar.

Si alguna vez, entre el primer indicio de pérdida de color y la última forma transparente, tenía el valor y el tiempo suficiente de articular dos, tres palabras a lo sumo, el proceso de desvanecimiento se detenía en seco. Y allí se visualizaba, como si no fuera ella la que había murmurado, en el centro de la charla, con cientos, miles de pares de ojos clavados sobre ella, que se preguntaban desde cuando había alguien allí. También en estos casos, sus músculos se contraían haciéndola más y más pequeña. Pero su contorno no se diluía en el ambiente, cosa que le habría encantado. Sus líneas se subrayaban en gruesos trazos que permitían visualizarla desde el otro lado del cosmos. Quieta, callada, esperando a que el mundo se olvidara de su presencia mientras se recriminaba “porqué habré dicho esa memez”.

Y así pasó la vida, queriendo estar presente cuando se desvanecía y desaparecer cuando era obvia. Hasta que lo conoció. El brujo sabio de grandes consejos. Fue por casualidad, por un alguien de otro alguien. La esperaba con sonrisa afable y orejas dispuestas. Y en su presencia, ella logró explicarse sin temor, con formas concretas y músculos estables.

– Tus líneas son demasiado endebles – concluyó tras una larga observación– . El cuerpo es sólo la personificación del alma. Y la tuya está débil y vacía.

Abrió uno de sus armarios, y mientras sacaba la pluma más bonita que ella jamás hubiera visto, murmuró:

– Medita, inventa, construye. Observa a tu alrededor, contempla el mundo. Escucha a las personas y analiza su alma. Experimenta, olvídate de tus miedos. Y sobre todo, observa desde tu propia óptica tu vida, tu identidad y tus sueños. Y con todo ello, usa esta pluma para definir tus trazos a la vez que defines tu esencia.

Empezó tímidamente, escribiendo reflexiones con caligrafía insegura en el contorno de un pie. Pero con el tiempo la comodidad se adueñó de ella y con líneas precisas escribió historias, sentimientos, experiencias, sueños, suposiciones y cuentos. La pluma era una extensión de su mano y la tinta fluía para delinear siluetas.

Al cabo de un tiempo, sin previo aviso, la pluma se secó. Asustada, acudió al consultorio del brujo para pedirle un cartucho nuevo. Pero ni había brujo ni consultorio, ambos se habían desvanecido dejando sólo una nota que decía: “Tu alma está ya tan definida como tu figura. Fin del conjuro”.

Perdió su “don” de transparencia. Sus fuertes rasgos contaban historias de sabiduría y destreza y no encogían ni se evaporaban. Dejó de usar la pluma para dibujarse, pero su esencia continuó perfilándose al tiempo que trazó su destino.

9 comentarios:

  1. me siento totalmente identificada con tu relato. Simplemente divino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Patricia! Es curioso, más de una persona me ha comentado que se siente identificada ;)
      Un saludo!

      Eliminar
  2. Hola Andrea,

    Que bonita autobiografia de una escritora, aunque seguro que muchas mujeres (escritoras o no) se sienten identificadas con esa metáfora tan preciosa que has creado en los primeros párrafos.

    Sublime...

    "Y así pasó la vida, queriendo estar presente cuando se desvanecía y desaparecer cuando era obvia."

    ...no se puede resumir mejor.

    Un bonito texto, me alegro que te hayas alejado por una vez de la política. ^_^ (reto conseguido)

    Este texto me ha producido mucha emoción, y también me ha transmitido sabiduría, permitiendo transportarme a ese lugar mágico de las letras soñadas.

    Es precioso!!

    Un abrazo muy grande fabricadora de historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola UTLA!

      Muchas gracias, me alegro mucho de que te haya gustado! Que conste que fue tu "tirón de orejas" bloguero el que me empujó a escribir el otro día jejeje

      Es verdad que, como le decía a Patricia, más de una mujer me ha dicho que se siente identificada.

      Gracias por tu comentario!
      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Hola Andrea,

      ^_^ Pues no era mi intención ningún tirón de orejas... pero si eso ha servido para que hagas un relato mágico como este. Genial!!

      Ya sabes que tus relatos me gustan siempre. Pero este en especial tiene algo especial. No me extraña que muchas mujeres se sientan identificadas.

      Creo que consigues de alguna manera reflejar esa loca y mágica amalgama de sentimientos diluidos que conforman el alma femenina.

      Un abrazo muy grande Fabricadora de historias.

      Eliminar
  3. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a emitacat@gmail.com

    besoss!!
    Emilia

    ResponderEliminar
  4. Un relato muy bonito. La invisibilidad puede ser un don ¿A quién no le gustaría de vez en cuando? Aunque también un castigo... a veces.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar