domingo, 21 de julio de 2013

La casa de los ventanales blancos

Hoy os presento un post especial. Es mi colaboración en el blog Tus ojos en mi cogote de Akaki y Petra. Cada mes, Akaki empieza un relato inspirado en una pintura, dos colaboradores invitados lo siguen y Petra lo finaliza. Ha sido todo un honor y un placer participar en el blog de estas dos máquinas literarias. ¡Muchas gracias por invitarme!

Este mes, el relato se titula 'La casa de los ventanales blancos', inspirado en 'La tormenta' de Eduard Munch.
 
Aquí podéis leer los dos primeros capítulos de un relato intrigante donde los haya. Y a continuación, mi aportación. La semana que viene, Petra nos contará cómo acaba esta inquietante historia.


Capítulo 3


Una gélida brisa se apoderó del ambiente, a pesar de que, sólo unos segundos antes, el árido clima de la zona acaloraba a los curiosos.

Los tres amigos observaban fascinados, atónitos, tiesos, lo que los ventanales les mostraban y eran absolutamente incapaces de apartar los ojos de aquel brutal espectáculo.

Javier se fijó en las luces. Parpadeaba cegado siguiendo la estela fluorescente. Un juego de luces y sombras que aportaba a la escena apariencia de representación teatral. Y sin embargo parecía bien real. Y él, intrépido y atrevido, sintió el pánico en sus venas y la parálisis en sus músculos. Aún así tuvo el arrojo de aparentar serenidad.
- Coño, qué mal se va a ver esto en las cámaras, no me van a dar un duro.

Iris advirtió el tufo. Sus ojos poco podían decirle pues el parpadeo de incredulidad y la cortina que formaba con sus dedos convertían la visión en una sucesión de imágenes fijas e inconexas. Sería el miedo, pero sus pulmones se llenaron de ese aire espeso con hedor indefinido.
- Esteban – le susurró al oído –, huele a infierno.
Le aferró la mano y decidió que jamás la soltaría.

- ¿Qué mierdas es ese ruido? No me hace ni puta gracia, tíos – gritó Esteban por encima del estruendo. Su mandíbula temblaba y, a diferencia de su amigo, no luchó por ocultarlo. Un bullicio espeluznante, cóctel de aullidos, gritos y quejidos se les metió por el tímpano y se trasladó por la médula, poniendo de punta hasta el último vello de sus cuerpos.

Desde aquel nuevo ángulo, la visión era mucho más amplia de lo que habían observado en los vídeos de Youtube. Parecía que la “obra” se representara para ellos, y apreciaron escenas que los otros asistentes, desde el otro lado, jamás podrían ver.

En un momento de lucidez, Javier decidió levantarse a comprobar los monitores.
- ¡Me cago en la puta! ¡Pero si aquí no se ve nada! ¿Me oís? ¡Eo! ¿Me…?

Tan centrado estaba en la imagen fija que mostraban las pantallas que no se dio cuenta del cambio en la casa. Pero cuando miró a sus amigos para comprobar porqué no se interesaban lo más mínimo en aquello que le haría perder un buen puñado de euros, vio sus miradas perdidas, con una expresión aún más aterrada que la que habían tenido hasta ahora. Javier volvió la cabeza hacia las ventanas y el miedo le empujó hacia el suelo.

Esteban se congeló con ojos desorbitados. Iris volvió la cabeza y se aferró con más fuerza a su mano inmóvil. Javier luchó contra el impulso de salir corriendo con todas sus fuerzas.

Las ventanas se habían abierto de par en par. La visión entera se volvió hacia ellos. Pasaron a ser parte del espectáculo. Se convirtieron en presas.

Eran las 00:00 y el tiempo se había detenido en la explanada solitaria.

5 comentarios:

  1. Hola Andrea,

    Anda... pues menuda papeleta que le habeis dejado a la pobre Petra. A ver por donde nos sale... ¿ que narices pasa con la casa y ahora son presas ... de que ?

    Ya lo se, son las caras de Belmez que han cobrado vida. ;->

    Esto que los hayan contratado los de Cuatro, no se yo si será un informativo muy creible. ja ja ja

    Ostras, pues me gusta mucho esta colaboración, pero has dicho que los dos primeros los hacia Akaki, pero el segundo capítulo lo firma Boxons, ¿es la misma persona?

    Bueno, un misterio más dentro del misterio de la historia.

    Arrggg... por favor, publica en tu blog cuando cerreis la historia. Ahora me habeis dejado intrigado.

    Y esto de las colaboraciones es tan rico. Me encanta.

    Un abrazo muy grande Fabricadora de historias.

    ResponderEliminar
  2. Hola UTLA!

    No, Akaki inicia el relato, "sólo" el primer capítulo. Este mes, hemos continuado Boxons y yo. Y siempre lo finiquita Petra. La verdad es que es muy buena idea y te hace estrujar mucho la mente. En general, a mí también me gustan mucho las colaboraciones!

    El domingo sabremos cómo acaba la historia. ¡Qué intriga!! ;)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la aclaración Andrea.
      Lo más curioso, es que siendo tres autores distintos, no aprecié una diferencia brutal en los tres capítulos, lo que me parece de una coherencia genial. ^_^
      Esperaremos al domingo.
      Un abrazo Fabricadora de Historias.

      Eliminar
  3. Toc, toc... Espero que sean las vacaciones las que te mantienen alejada.
    Cuanto daño hacen las vacaciones a nuestros pequeños blog.;-> ja ja ja
    ¿ Y el final de este relato ? grrrr...
    Un abrazo Fabricadora de histórias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje... Más que las vacaciones es este calor, que me fríe las neuronas ;)
      El final de este relato lo escribió Petra la última semana de Julio. El resultado, en La casa de los ventanales blancos de Tus Ojos en mi Cogote.
      Un abrazo!

      Eliminar